“Una buena historia no se inventa; se destila”. Raymond Chandler

Este taller parte de la premisa de que no escribimos relatos autobiográficos para conquistar una experiencia, sino para descubrirla. Así, en pareja y en círculo, los participantes enmarcarán un momento vivido (o no vivido) en el tiempo y el lugar más microscópicamente cierto posible, sondearán su esencia, aplicarán elementos de estructura dramática, indagarán su imaginación y su memoria sensorial y emotiva, y se valdrán de diversas técnicas para abrir, iluminar y oralizar la escritura. En todo momento, seguirán instrucciones para asegurarse de contar, escuchar y ofrecer devoluciones en un clima de cuidado y respeto. Y hacia el fin del taller, habrán transformado en una pieza escrita de relato lo vivido y lo sentido.

Mínimo de participantes: 4
Máximo de participantes: 8
Formato: Una jornada o sesiones de aproximadamente 2 horas de duración, cuyo número dependerá, entre otras cosas, del número de participantes.